La dura respuesta del gobierno colombiano a los rusos.

Les dice que la situación de Venezuela no debe ser empleada para una competencia geopolítica.

El gobierno de Colombia respondió en la mañana de este martes de manera contundente a una carta de Rusia revelada por EL TIEMPO en la que advierte que “el uso ilegítimo de la fuerza militar contra Venezuela por parte de otros Estados” podría ser interpretado por ese país “como un acto de agresión contra un Estado soberano y una amenaza a la paz y seguridad internacionales”

Para la Cancillería colombiana, “las acusaciones contenidas en dicha declaración no corresponden a la realidad y constituyen una distorsión de la posición de Colombia, compartida por varios países de la región, y de sus actuaciones concretas en relación con el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro en Venezuela”.

Mediante una declaración el canciller Carlos Holmes Trujillo destaca que  “Colombia reitera que cualquier despliegue o incursión militar en apoyo al régimen de Nicolás Maduro pone en riesgo la transición democrática y la normalización constitucional en Venezuela, y constituye una amenaza a la paz, la seguridad y la estabilidad en la región”.

El Gobierno de Colombia rechaza enfáticamente la Declaración del Consejo de la Federación de la Asamblea Federal de la Federación Rusa sobre la situación de la República Bolivariana de Venezuela.

Las acusaciones contenidas en dicha declaración no corresponden a la realidad y constituyen una distorsión de la posición de Colombia, compartida por varios países de la región, y de sus actuaciones concretas en relación con el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro en Venezuela.

Colombia ha respondido a la crisis multidimensional que atraviesa Venezuela, y de la cual es responsable el régimen ilegítimo y usurpador de Nicolás Maduro, desde la legalidad, la solidaridad y la responsabilidad.

Legalidad, de conformidad con sus obligaciones como miembro de la Organización de Estados Americanos, y en cumplimiento del régimen democrático interamericano.

Responsabilidad, frente al flujo migratorio masivo procedente de Venezuela y frente a los desafíos que este supone para las capacidades nacionales.

Solidaridad, frente a la situación humanitaria y las graves privaciones y necesidades en que viven millones de venezolanos, para la atención de la cual se ha ofrecido como canal para recibir, acopiar, y preservar la asistencia humanitaria ofrecida por diversas naciones, a la espera de su entrega efectiva.

Colombia reitera que la transición a la democracia debe ser conducida por los propios venezolanos pacíficamente y en el marco de la Constitución y el derecho internacional, apoyada por medios políticos y diplomáticos, sin uso de la fuerza.

La situación de Venezuela constituye un asunto regional y hemisférico que no debe ser empleado como instrumento de ninguna competencia geopolítica.

En ese sentido, Colombia reitera que cualquier despliegue o incursión militar en apoyo al régimen de Nicolás Maduro pone en riesgo la transición democrática y la normalización constitucional en Venezuela, y constituye una amenaza a la paz, la seguridad y la estabilidad en la región.

Fuente: Diario el Tiempo. www.eltiempo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.